Té verde ( Camellia sinensis )

El té verde se prepara utilizando las hojas de la planta Camelia sinensis. Aunque se empezó a utilizar hace unos 4000 años en la antigua China, ha sido en décadas recientes cuando su consumo se ha popularizado en occidente. Según la leyenda popular, un emperador chino descubrió el té verde al beber agua en la que una hoja de té había sido hervida accidentalmente. Existen diferencias en la forma de preparar el té verde y que varían de unas regiones a otras. Además, diferencias en la temperatura del agua utilizada para preparar la infusión de las hojas confieren sabores distintos a la bebida. Los principales productores de té verde son China, Japón y Vietnam.

Descripción de la planta

La planta es un gran arbusto con flores blancas originario de Asia y China. Las hojas jóvenes son utilizadas para preparar té verde. Además, esta misma planta es utilizada para producir té negro mediante un proceso de oxidación llevado a cabo a temperatura y humedad controladas.

Usos medicinales

El té verde, al igual que otros tés, contiene cafeína y otras saponinas. Además, el té verde contiene taninos y flavonoides con capacidad antioxidante. Uno de sus componentes es el denominado EGCC (epigallocatequina galato) que posee una potencia antioxidante 200 veces superior a la de la vitamina E.

Los beneficios sobre la salud del té verde son muy variados. Debido a su contenido en cafeína, el té verde es un estimulante metabólico, que incrementa el consumo de calorías y reduce la acumulación de grasa. Por esto, el té verde es ampliamente utilizado en regímenes de adelgazamiento. Su consumo regular reduce la absorción de colesterol y grasas en el intestino, lo que puede ayudar a controlar los niveles de colesterol. También se ha demostrado que sus propiedades antioxidantes pueden ayudar a reducir el riesgo de contraer diversos tipos de cáncer.

Efectos adversos y precauciones

La presencia de cafeína en el té verde puede tener efectos negativos en algunas personas, incluyendo inquietud, irritabilidad e insomnio. Beber grandes cantidades de té verde cada día también puede provocar pérdida de apetito y molestias intestinales. La cafeína y los taninos pueden causar problemas durante el embarazo y por tanto debe restringirse su consumo. También puede reducir la absorción de ciertos nutrientes como el hierro.

Deja un comentario